29 ago. 2009

Pez



Óleo/tabla, 16x25,5 cm 1999

Primera parte
Hice peces hacia 1998, año en que expuse en La Brocha, "El coleccionista de menhires". Al más lindo lo titulé en la misma pintura, el título formaba parte del cuadro. Al modo de Magritte. Pinté Recuerdo de París. era un único y solo pez de los de ración, un salmonete quizá. Ya se sabe que cuando se viaja no hay que comer mucho, lo que priva es andar, conocer. ¿Imagináis subir a Eifell con unas alubias y un bacalao al pil pil?. Lo adquirió en la exposición Montse Arrufat. La buena de Montse que ya no está con nosotros. Ninguna edad es buena para morir, pero a los 52 menos, o sí, pero de ser así nos vamos todos y punto. Seguro que el planeta que habitamos lloraría nuestra ausencia. El silencio total. Disfrutamos mucho de la compañía de Montse, de sus siempre renovadas ganas de vivir, de sus regalitos tras sus viajes, tenemos tres pegados en la nevera, N.Y., Caminito y San Francisco. Un sinfín de kilómetros en una sola puerta. Cuando éramos novios nos dejaba su casa de Zeánuri para sedimentar nuestra relación. Colaboraba. También en esta ocasión quiso participar, tomó la exposición como si fuera suya. Y eso que la Montse era más de lectura, música y arte clásico. Recuerdo que tenía un cuadro de Lucía Cortés y el mío en su preciosa casa de Bertendona. Y se fué por sorpresa. Tenía la capacidad de atender-entender a todo el mundo y de indagar, benévola en el entendimiento. Y se fué por sorpresa un desdichado Enero de 2005. Atenta, como siempre fué con nosotros, también para este viaje vino a despedirse. Sé que los cuadros no eligen a sus compradores, pero doy fe que aquel pez "Recuerdo de París" está en este momento en buenas manos.
Segunda parte
"Un pez no es pescado hasta que no está en la barca" Erri de Lucca. La práctica diaria del oficio de pintor, de artista, conlleva nuchas horas accesibles: de búsqueda, de mirada en los otros. Véase a los comisarios incipientes buscándose en la franja de Berlín, en Centroeuropa, en E.E.U.U.. El artista también. Auspiciado por el encanto de Soutine, conseguí ir dando forma y concretando estas pinturas con figura. Siempre he tenido cercano el oficio de Gortazar. Por lo tanto creo que hay que concretar los pensamientos. Hay que pintar!! compulsiva o metódicamente. Alberto Rementeria ha hecho en su última exposición y su catálogo un buen tratado de lo que digo. Ahora la figura era un pez pequeño que casi ocupaba toda la superficie del trabajo. Dicen que las avestruces esconden en un hoyo la cabeza cuando padecen o se avecinan problemas. Algunos peces también. Aquí tenemos a este pez padeciendo la tormenta. De arriba. Las tormentas suelen venir así. De arriba.
Tercera parte
Cuenta el anecdotario del arte español, estoy seguro que lo habrá en otras partes, que José María Sicilia (Madrid 1954) recibió de su madre, cuando marchaba a París, una pesada maleta con latas de conservas, por si acaso. Allá se fué el artista gigante. Cuando llegó al estudio dónde pasaría unos meses trabajando y tras un vistazo salió a la calle. Una calle para su sorpresa inundada de pintores. Pintores de todo el mundo pintando "pret a porter" para turistas en París de todo el mundo. Pensó en la mala elección que había hecho al elegir la carrera, quería ser pintor en un mundo inundado de pintores, volvió con ese peso al estudio, dónde tras breve reflexión realizó un buen número de obras, pinturas, collages con el motivo mas cercano: los cartones de las latas de sardinas que le había, por si acaso, cargado su madre. Un pez no es pescado hasta que no está en la barca. Erri de Lucca.

25 ago. 2009

La Dama de Amsterdam


Escultura - 2007 - Medidas variables.

Del mundo extraordinario del trofeo.
Hay algo de cierto en aquel chiste en que un niño pregunta a su padre ante una numerosa maratón -¿qué hacen, papá, por qué corren? -Al primero le dan un trofeo. Indagando el niño pregunta de nuevo -¿Y los demás por qué corren?.
No es extraño que en cada una de las casas de este país haya algún trofeo, bandeja, copa de alpaca, etc... De unos años para acá, coincidiendo quizá con mudanzas, llegan bienintencionadamente a mi estudio. ¡Me regalan trofeos !. Por ahí vino la idea, surgió entonces rápida, a la primera, tan sólo hubo que esperar los tiempos de secado. Además contaba con la experiencia, la dinámica de los souvenirs de viajes a dónde nunca estuve (vease mi viaje cultural). Colaboraron todos sus elementos y como siempre los aledaños, la buena vecindad. La pintura, el cuerpo de marco de ventana, en ese tiempo nos cambiaban las de casa. Me gusta el recipiente de óleo Amsterdam, lástima que no queden. He guardado todos los que vacié como joyas de armario de barbero. Es familia de la Amante de titanlux. Pariente. Me gustan estas aproximaciones a la escultura, de hecho, hace tiempo que valoro mucho la escultopintura, especialmente la surgida del reciclaje y la que contiene elementos reconocibles de antemano, cotidianos. En fín, se le veía bien a la Dama. Hubo que ponerle la Banda de más bella del lugar. El trofeo en el trofeo. Y citar las fuentes. Merecedora de amor y para librarla de soledades futuras gusté de darle un compañero: un catálogo amarillo del mágico acumulador Carlos Pazos. ¿Será posible la soledad sin la presencia implícita de los demás?, de nuevo Vergilio en Pensar. El acantilado 138.
Confieso que nunca reciclaré mi escultura trofeo de Andreu Alfaro. Algunos premios se organizan bien. Muy agradecido a Carmen Calvo, al gestor cultural del Ayto de Godella y, naturalmente, al magnífico Andreu Alfaro.
Hoy hemos aprendido un poco más de tecnología para el blog. Ya somos interactivos. ¿Lo somos?. Gracias Antón. Esta obra es una de las que se pueden visualizar en Espacio Marzana .

13 ago. 2009

Invitados ...


mixta/papel 3- 21x10 cm 2009
... a la fiesta por ideologías. Empiezan las fiestas de Bilbao.

10 ago. 2009

Sin título RS 8-/31 de Rüdiger Schull



Rüdiger Schull. acrílico/lienzo 25x20 cm, 2001

Adquirido en la hoy ausente galería Bilkin, con la que realicé dos exposiciones: "Poderosas razones para irme de Cádiz" y "Gracias por las flores. Pormenor". Rüdiger fué uno de los buenos intentos de internacionalizar la atmósfera de la galería. Muy buena exposición, muy buen artista. Adquirimos otra obrita para regalar. Todavía no entiendo porqué no vendió todo. Y lo que os rondaré. Un artista con todas las cualidades dentro de la exigencia contemporánea. Pero es lo que hay, esto es lo que hace veraz la poesía de Javier Aguirre Gandarias y su fragmento:
...y aunque todos tenemos algún derecho
a reivindicar la imagen de Júpiter y Apolo
y, en cierta medida, la de Saturno y Afrodita, lo más divino
es que nos vamos y nadie nos ha visto.
Está claro que algunos hemos consumido gran parte de nuestra capacidad de asombro, pero gracias al cielo conservamos intacta la esperanza.
El amor no ha llegado a su punto más alto
si aún se preocupa de ser visto por otros. (fragmento) John Donne, hacia 1592.

Trasunto



Mixta/lienzo, 180x180 cm 2007

"Antes, durante o después del asunto". Al final del día y en la medida en que soy desconocido pienso con Ferreira: Tengo en mi más posibilidades que todas las realizaciones que haya podido realizar. Estoy leyendo ahora El experimento Velazquez de Michael Gruber. Alfaguara 2009, conforme avanzo, con lentitud como os dije que leo, tengo la impresión de estar de nuevo con William Gaddis y sus Reconocimientos, Alfaguara 1987. Un pintor con un dominio virtuoso de las técnicas de los maestros del pasado, etc ... anuncia su plica publicitaria. No dejo a medias ningún libro, así que pasado un tiempo, estaré preparado para hablar quizá más de él.
He compartido, de mañana, un bocado con Antón Hurtado, breve, inquieto. Hemos hablado poco. Es mejor compartir la alegría. Las ocupaciones, las preocupaciones, están antes que la opinión.
En el libro mencionado, que ahora leo, hay una cita del Quijote, un gancho extraordinario:
-Yo apostaré-dijo Sancho- que antes de mucho tiempo no ha de haber bodegón, venta ni mesón o tienda de barbero donde no ande pintada la historia de nuestras hazañas; pero querría yo que la pintasen manos de otro mejor pintor que el que ha pintado a éstas.
-Tienes razón, Sancho-dijo don Quijote-, porque este pintor es como Orbaneja, un pintor que estaba en Úbeda, que cuando le preguntaban qué pintaba, respondía: "Lo que saliere"; y si por ventura pintaba un gallo, escribía debajo: "Este es gallo", porque no pensasen que era zorra.
Miguel de Cervantes, Don Quijote.
Trasunto. Un homenaje a mi abuelo Carmelo Camacho Román del que en adelante os hablaré para la mejor comprensión de estos trazos de colores. Por hoy ha sido suficiente. Saludos para Alberto Palomera.

5 ago. 2009

Vainas


Vainas. De villa Pelusa, la finca de Tere.

Los pájaros son pájaros




Mixta/tabla, 27x20 cm. 2009

Días atrás conocí a un señor que, a mis ojos, antes tan sólo andaba en bicicleta, pausadamente, como corresponde a esa edad. Medido ya el respeto de y por las cosas. Me pareció un buen hombre. Vino a cerrar con un saco los girasoles grandes -los pájaros son pájaros- dijo. Ningún general me hubiera dado mejor una orden. "Las vidas tienen el tamaño que su ritmo les impone", escribió en PENSAR (el acantilado, 138) Vergilio Ferreira. ¿Congeniamos?, no lo sé. Tampoco importa. Rescato esta tabla del taller. Pudiera ser una pintura automática, inherente a esos cursos interesantísimos que se imparten aquí o allá. Evaristo recomienda también, en tierra medianamente fértil regar poco los frutales jóvenes, recién plantados y lo hace extensivo a algunas verduras de la huerta -se vuelven la raíces sencillas-. Con esa dinámica busqué esta imagen. Esta pequeña tabla. Con poco riego -que me sorprenda, decía, que me sorprenda.
Siempre recordaré, la imagen de furor que me transmitiera Frederic Amat. En San Sebastián, en Arteleku. Joaquín Lara realizó un cursillo con él. Le he seguido luego, siempre. Es también uno de los artistas viajeros, maestros de lo inacabadio y del fragmento. Y volviendo a Ferreira "La obra de arte inacabada o mutilada, el esbozo, el fragmento. Nos fascina más que nunca. Porque lo más importante de una obra de arte es lo que no dice. Es el no decir que sobre todo hoy se puede decir. El fragmento o lo inacabado acentúa la voz de la imaginación, antes de ser la del perfecto silencio. Y el silencio sin más es hoy nuestro modo de hablar. Es decir, la única forma de que la razón tenga razón".