10 jun. 2009

Herramientas



En espacios anteriores os hablé de la fregona y los pinceles limpios esperando, en este momento pasado estaban en uso. En muchas ocasiones he sido testigo, he comentado el alto, mediano, bajo, precio de la obra de arte. Os aseguro que este que veis es el precio real y es altísimo, véase la escalera, ni con mucho satisface nunca el sacrificio del autor. Os hablo de mí, así que, como dijera el refrán popular "el que quiera mejillones que se moje los...", o mejor, como dijera Neruda en "El hondero entusiasta":

ES COMO UNA MAREA...
Algo de inmensa huida,
que no se va, que araña adentro,
algo que en las palabras cava tremendos pozos,
algo que, contra todo se estrella, contra todo
como los prisioneros contra los calabozos!
(fragmento)

No hay comentarios: