25 ago. 2009

La Dama de Amsterdam


Escultura - 2007 - Medidas variables.

Del mundo extraordinario del trofeo.
Hay algo de cierto en aquel chiste en que un niño pregunta a su padre ante una numerosa maratón -¿qué hacen, papá, por qué corren? -Al primero le dan un trofeo. Indagando el niño pregunta de nuevo -¿Y los demás por qué corren?.
No es extraño que en cada una de las casas de este país haya algún trofeo, bandeja, copa de alpaca, etc... De unos años para acá, coincidiendo quizá con mudanzas, llegan bienintencionadamente a mi estudio. ¡Me regalan trofeos !. Por ahí vino la idea, surgió entonces rápida, a la primera, tan sólo hubo que esperar los tiempos de secado. Además contaba con la experiencia, la dinámica de los souvenirs de viajes a dónde nunca estuve (vease mi viaje cultural). Colaboraron todos sus elementos y como siempre los aledaños, la buena vecindad. La pintura, el cuerpo de marco de ventana, en ese tiempo nos cambiaban las de casa. Me gusta el recipiente de óleo Amsterdam, lástima que no queden. He guardado todos los que vacié como joyas de armario de barbero. Es familia de la Amante de titanlux. Pariente. Me gustan estas aproximaciones a la escultura, de hecho, hace tiempo que valoro mucho la escultopintura, especialmente la surgida del reciclaje y la que contiene elementos reconocibles de antemano, cotidianos. En fín, se le veía bien a la Dama. Hubo que ponerle la Banda de más bella del lugar. El trofeo en el trofeo. Y citar las fuentes. Merecedora de amor y para librarla de soledades futuras gusté de darle un compañero: un catálogo amarillo del mágico acumulador Carlos Pazos. ¿Será posible la soledad sin la presencia implícita de los demás?, de nuevo Vergilio en Pensar. El acantilado 138.
Confieso que nunca reciclaré mi escultura trofeo de Andreu Alfaro. Algunos premios se organizan bien. Muy agradecido a Carmen Calvo, al gestor cultural del Ayto de Godella y, naturalmente, al magnífico Andreu Alfaro.
Hoy hemos aprendido un poco más de tecnología para el blog. Ya somos interactivos. ¿Lo somos?. Gracias Antón. Esta obra es una de las que se pueden visualizar en Espacio Marzana .

No hay comentarios: