8 feb. 2010

Datos y prolegómenos de una exposición


Juegan las mascotas, mixta/lienzo 200x180 cm. 2008

Don del mundo

¡Qué maravilla el mundo!

Se nota
que está hecho a toda prisa,
como un don de amor inmenso,
en siete días.

José Jiménez Lozano. Elogios y celebraciones. Pretextos 743

"Un buen método de aproximación al hecho creativo y a su comprensión, sería el de observar una serie de contenidos psíquicos desde un estado de profundo silecio. Una especie de test que abordara aspectos psicológicos tales como estar ...
Asombrado, tal vez maravillado, distante, pero a la vez dándose cuenta. No apegado, conocedor, armonioso, con ganas de tararear buena música, testigo de uno mismo, no erudito, relajado, vacío y lleno, luminoso y oscuro, ni lo uno ni lo otro, desidentificado, sin avidez, sin perjuicios, sin codicia del resultado a obtener, con la mano libre de expresar lo que ella quiera, etc.
La actitud meditativa, silenciosa que abre todas las puertas, va contracorriente del movimiento aparente de la vida, que es lo superficial, lo epidérmico."

Fragmento de un texto de Juan Mieg, Enero 2006 para la galería Juan Manuel Lumbreras

Confieso que este texto de Mieg es uno de los que más me han interesado en los últimos años.
También que esta mi nueva exposición en el Colegio de Abogados de Bizkaia, no se hubiera realizado sin el trabajo de representación de Pedro Fraile. Persona en la que delegaré en el futuro parte de mis apariciones.

Como si lo hubiera pensado. Antes de todo. Ha surgido como si hubiera formado parte de un sueño. Reparador y corto. Todos los días con las horas a mi favor. Como si el trabajo, realmente, hubiera estado hecho. A la vez que la obra, los cuadros. Y sólo faltara mirarlo adecuadamente. Disfrutando.
Apenas unas rectas de rodillo aquí y mañana todo será más blanco. Y se percibirá de inmediato el empiece, la voluntad de hacer, de ser. Esto no es una operación a corazón abierto. Siempre lo dije. Es, tal vez, un juego. Algo lúdico que puede ir más allá de la paciencia de los dioses. Y en todo caso algo, he aquí el consuelo, que tendrá presencias sucesivas.
Y es tal que así porque me he empachado de solidaridad. De la capacidad de ayuda de amigos muy cercanos. Con celeridad vinieron sin pedir nada a cambio. Excepto un café, un vino y la musa compartida como música que amansa a las fieras. Para izarme de pronto con el cubo lleno. Vino Joaquín Lara tras un manto de nieve desde Vitoria, a realizar un sin fin de fotos como si fueran suyas, las únicas, las últimas. Con lo mejor de sí y unos extraños focos muy domésticos. Involucrándose, emocionándose con cada pieza igual que cuando concurríamos a los Gure Artea de los primeros 90 y montábamos las telas en su bastidor a las afueras de Fadura ¿recuerdas? y comíamos bocadillos como los albañiles, a pie de obra.
Antón Hurtado maquetando, haciendo paseable la belleza. Por más que sea convulsa. Esta belleza, poca, de lo otro. De lo nuestro, que pretendemos con toda la verdad que sea distinto. Bordando de nuevo un catálogo con esmero, con mucho conocimiento. La vanguardia es mañana pero habrá que dejar apuntes de lo al hoy conseguido.
Y Eduardo López. Maravilloso texto. Actualizando un texto suyo de Diciembre de 2004 que no he querido que vaya al cesto de los papeles. Al olvido. Aquel se entregó en mano en mi exposición "Gracias por las flores" en la desaparecida Bilkin. Este irá editado y tal vez así consigamos que sea perdurable.
Sustituyan mi nombre, ustedes los artistas que se plantean la pintura como yo. Porque es un texto universal. Como poesía. Eso creo que es la poesía: conseguir verdades universales. El antes y el después de lo vivido. El presente es una consecuencia.
Así se portan conmigo mis amigos. ¿Qué más se puede pedir?. No puedo hacer más que agradecerles mi calma, mi sueño reparador. Y renovar con ellos mi compromiso.
Me cogen estos días leyendo a Tápies y me siento aún más defendido. Es un señor que durante años defendió hasta hartar el arte otro, que dice, acuñado por Michel Tapié. Recuerdo su exposición en Rekalde y el estupendo vídeo en el que se le veía trabajando, pintando telas inmensas en el suelo. A su manera en su torre-estudio de ladrillo. Mirando la obra desde arriba en la balaustrada. - Corta ahí. Y el ayudante montaba una gran escuadra en el suelo y a golpe de cutter fraccionaba de un tajo el expresionismo. Arte al peso. A medida. ¿Cuánto pesa el artista en el volumen del mundo?. En ese ápice valorable Tápies se encuentra bien. Y nada que se nos ocurra, que ocurra, le es ajeno. Dice: Porque, como dijo un gran amigo de los trobadores, pero también militante en las "sacudidas de la historia" más reciente, nuestra tradición auténtica ha sido siempre el sentido de la libertad.
Recuerdo también su magnífica exposición en Carreras Mugica con trabajos recientes, entre 2004-06. Con obras, esta vez, afectadas de ternura. Sorprendentemente limpias, breves. Dos botellas trazadas en una suerte de arena sobre una tabla. Demostrando quizá que somos muchos los que lanzamos socorros al aire. Al agua.
Reitero que me he sentido muy acompañado en estos días, sacando a la luz un catálogo que era el más temeroso escollo para mi. Un hombre como yo. Primario. Confuso. Cargado de ilusiones. Imposible hubiera sido sin los mencionados amigos. Imposible, en esta ocasión, sin Ikeder y el Colegio de Abogados de Bizkaia. Está en las Rampas de Uribitarte.
Lo que se de mi ... tan sólo,... ha comenzado. Se podrá visitar desde el 25 de Febrero y estaré con vosotros el 11 de Marzo a las 19,30. La casa pondrá un vino. Salud. Saludos.
Bilbao, a 11 de Febrero de 2010.

8 comentarios:

Antón Hurtado dijo...

Lo que deprisa se hace, despacio se ve.
Muy bueno este cuadro. Mucho más de siete días se tarda en hacerlos... Años!!!
Buen prolegómeno.

Carmelo Camacho dijo...

Jugue con el tamaño, a desdecirme un poco, con brochas grandes, espatuladas. Y habia hueco. Cuando falto silencio lo deje. Gracias. Hubiera sido ameno hacer un buen numero de ellos a la vez. Las mascotas seguiran jugando.Salud

Alberto Palomera dijo...

Un cuadro magnífico, no tengo palabras para describir la emoción que me embarga ante tu próxima exposición, tanta pintura derramada en un acto de generosidad, sin medida, nos calará a todos hasta el tuétano; que ya lo tenemos pintado, de antes, de siempre, de gris ¿perla? pero tú, pondrás el color. Suerte y mucho vino para andar el camino, Salud

Joaquin C. dijo...

Con esas obras, la exposiciòn será un exito. Pero, con esos amigos, ¿quién lo necesita? Como me gustaría estar presente en ese vino de la inaguración.Logros a todos y Salud de corazón.

Carmelo Camacho dijo...

¡ Joderrr! Con la puta mania de ganar dinero.¿ A quien le interesa?

Alberto Palomera dijo...

Prefiero pintar y no ganar. Perder quizá, para encontrar amigos como tú...tan sólo. Carmelo, he soñado tu catálogo y ahora que se derrama en mis manos, puedo oler (despierto)el color de todas la flores que hablan de ti...tan sólo. Magnífico, enhorabuena a Edu por su texto,a Antón por su maqueta que es teta (de la buena) y a todos los que te han ayudado a que tenga yo, un objeto más (preciado) en mi biblioteca. No lo puedo remediar, me gusta el papel y los objetos. Ya te dije que tenías que publicar tus textos (en papel) que huele mejor que el ciberespacio; pregúntaselo a Hans. Dale este catálogo para que lo huela, veras que contento se pone, huele a FLORES CON CARNE, quizá se lo coma. Que le aproveche. Salud a todos y nos vemos.Igual me lo como yo, veremos a que sabe, aunque me temo, que con tanto saber... sabiendo irá siempre trascendiendo.

Carmelo Camacho dijo...

¡¡Que maravilla viniendo de un tio al que aprecio tanto!! Parece que hubieras vuelto , recien nacido , de Itaca. Un abrazo Alberto. Salud y gratitud.

Alberto Palomera dijo...

Carmelo, anoche vi tu ENORME exposición en el Ilustre Ilustrado con mucho lustre Colegio de Abogados, (me acuerdo ahora de un haiku que dice: “de no estar tú, demasiado enorme, sería el bosque” ) y al deambular en solitario entre tanta obra maestra con olor (cada día me parezco más a los perros) y sabor; se deslizó mi vista hacia un marco, quizá contagiado por el lustroso continente y me acordé de aquél al que preguntaron en una exposición, qué era lo que más le había gustado, respondiendo que los marcos; a mí, me gustan las obras, las pinturas, tan acertadas como la que contiene ese marco y ahora, cito a Rothko cuando dice, que la buena pintura es “la ejecución sencilla de una idea compleja”, y ésta magnífica obra, que no por pequeña deja de ser grande, me ha fascinado. Es un homenaje, como raza el título, no sé a quién, pero desde luego, a algo grande. Qué decir del resto de obras, si la pequeña es grande, las grandes son enormes monumentos a la pintura como celebración, al oficio bien hecho, a la sinceridad y generosidad de un autor, que lo da todo como los héroes en la batalla, a la rebelión de la materia, hecha carne revelada y a la herramienta, que no miente.
Vaya desde aquí mi admiración ante enorme pintor. Estamos en la pelea. Salud amigo.