11 abr. 2010

Poema

Para aligerar el camino

VISITA

Todos los días vienes
Al oscurecer, con el sueño
de las primeras palomas.
Todos los días vienes.
Con la tarde, a veces,
con una bolsa prieta de esperanza.
Todos los días. ¡Todos!
Vienes con el viento,
y apenas tienes tiempo.
Todos los días vienes, ¡todos!
luego levantas el vuelo
con los ojos acristalados
y una sóla lágrima
nos dejas.
Todos los días vienes.
Vestida de primavera eterna
y cuando oscurece, nos besas.

Carmelo Camacho, soldado de la agrupación de caballería. Gijón, hacia 1975

2 comentarios:

Antón Hurtado dijo...

Este poema no necesita una pintura para apoyarse, ni aunque sea tuya.

Muy bueno Carmelo, lo he leído aquí en la biblioeca de Puente de Cantos, en sielencio, como en el camino para escuchar a los pájaros.
Mañana se espera lluvia. Pues lluvia.
Fantásticas las dehesas ahora en su esplendor primaveral.
El paisaje nunca pierde, arriba azul, abajo verde.

Carmelo Camacho dijo...

Gracias Antón. Lo he recuperado ahora de un album familiar en casa de mi madre. Historias de la mili. Con él consegui un permiso de diez dias.Y su posterior respeto. Me facilito mucho las cosas ese aire de poeta de un dia.Feliz camino. Sé que a ti no debo recomendarte que abras los ojos.Se te hecha de menos. Salud.